Por qué lo llamamos bar cuando queremos decir restaurante-La Vanguardia

Cada vez más se diluye la frontera entre un tipo de establecimiento u otro

por-que-lo-llamamos-bar-cuando-queremos-decir-restaurante-la-vanguardiapor-que-lo-llamamos-bar-cuando-queremos-decir-restaurante-la-vanguardia

CRISTINA JOLONCH

En los bares ya no hay vasos de los que venden a docenas, ni servilletas de papel con la marca de la casa en el centro, de las que se rompen al sacarlas cuando el dispensador está lleno, ni platos de loza gastados por el uso.

Tampoco hay freidoras a la vista, ni mondadientes (¡bravo!) ni bandejas con una pinza incorporada para que no vuele la cuenta o, peor aún, el billete; ni un sotobosque de huesos de aceituna, papelillos arrugados o palillos que el cliente ha tirado al suelo, como si nada (ya pasarán la escoba). Sí hay, no obstante, barra (o mesas altas) taburetes y pizarras en las que se anotan los platos del día o, a veces, de la temporada…

Los bares de hoy ya no son lo que eran antes

No es que los bares ya no sean lo que eran, sobre todo en la estética, que lo desenfadado y lo retro y lo oxidado y lo gastado y lo desconchado siguen llevándose; lo que ocurre es que a muchos cocineros y cocineras les da miedo la palabra restaurante.

Como si el término se hubiera vuelto pretencioso y se sintieran más cobijados en la palabra bar. Que impone menos, aunque del bar apenas quede un par de detalles de un interiorismo pensado para que el cliente no se asuste y tema que le den un sablazo.

A muchos cocineros y cocineras les da miedo la palabra restaurante
Lo demás está más cerca de la alta cocina que de la simplicidad que se espera de un bar; cubiertos, copas y vajillas de las mejores marcas (las mismas que en un triestrellado cualquiera) y elaboraciones que arrancan con algún clásico del picoteo (ensaladilla, croquetas…) para ir subiendo la intensidad del menú: hoy en los bares se puede encontrar todo tipo de ingredientes y todo tipo de elaboraciones.

Cuando eso empezó a ocurrir, hace años, se creó una nueva categoría, la de los gastrobares. Pero ese nombre también podía espantar al cliente; así que se volvió a lo de siempre, y todos tan contentos.

por-que-lo-llamamos-bar-cuando-queremos-decir-restaurante-la-vanguardia

Los cocineros y cocineras se cobijan en la palabra bar”

ver articulo original

Un artículo de La Vanguardia ( ir a la web de la vanguardia)